El poder sanador de la música

Actualizado: 5 dic 2021

Uno de los primeros sentidos que desarrolla el ser humano en el vientre materno es el oído, la escucha; por lo que ya desde entonces vamos a generar una historia y un vínculo con nuestro entorno sonoro (sea este musical o no) que nos va a acompañar durante toda nuestra vida.


La música es por tanto, un medio para reencontrarnos con recuerdos y experiencias vitales de todo tipo. Es un elemento que ayuda a contactar con emociones profundas y bloqueadas, facilita su experimentación y expresión; y acompaña en el reprocesamiento de aquellas que pueden resultar más complicadas.


Por otro lado, hay que destacar su potencial como referente en la construcción del concepto de identidad individual y colectiva. Fácilmente podemos recordar tribus urbanas o periodos temporales que se designaron en torno al estilo de música que se escuchaba en cada momento (la era Punk, el Grunge, el Rock de los 80...) y que otorgaron a los individuos un sentimiento de unidad y pertenencia sin parangón.


De esta forma, se detectó el gran poder que ejercía el grupo y la música en el individuo y se decidió extrapolar sus influencias al contexto terapéutico. Y es que se ha demostrado que, trabajar de forma grupal utilizando los elementos de la música, facilita las interacciones y los vínculos de una forma más amable y segura.


La Musicoterapia se ha convertido en los últimos años en una de las terapias con más éxito entre distintos colectivos, especialmente en los que la comunicación verbal se ve dificultada. La Musicoterapia recurre a técnicas propias para motivar el desarrollo integral de las personas a nivel individual, familiar o grupal. Todos los elementos de la música (ritmo, melodía y armonía) poseen un gran potencial para fortalecer las áreas física, cognitiva, emocional y social de las personas.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ANSIEDAD